1 facebook lac 2 twitter lac 3 linkedin lac 4 youtube lac 5 picasa lac 
 6 procasur global 7 procasur asia 8 procasur africa 9 talentos rurales 10 jovenes rurales

 

Actividades

Exitosa ruta de aprendizaje organizada por PROCASUR, con el apoyo del gobierno de Bolivia y el FIDA.

FOTO 4 16 10 2017

Las Rutas de Aprendizaje son una herramienta de Gestión del Conocimiento Local, cuyo objetivo es apoyar las buenas prácticas para promover procesos de innovación y aprendizaje entre entidades que trabajan para combatir la pobreza rural.

“Buenas Prácticas en Gestión, Monitoreo y Evaluación de Proyectos de Desarrollo Rural” fue el nombre de la ruta que se realizó en las ciudades de La Paz, Cochabamba y comunidades rurales aledañas, desde el 16 al 19 de agosto, y que contó con la participación de 18 personas, entre los que encontraban, directores de proyectos, especialistas en seguimiento y evaluación, equipos técnicos y expertos de Bolivia, Ecuador, El Salvador, Guatemala, Honduras, México, Paraguay, Perú, Uruguay y Venezuela que son apoyados técnica y financieramente por el Fondo Internacional de Desarrollo Agrícola, FIDA, y otras agencias internacionales de desarrollo rural.

Tal como su nombre lo indica, las Rutas de Aprendizaje plantean facilitar el aprendizaje cooperativo, vivencial y efectivo entre agentes del desarrollo, siendo anfitriones y participantes, portadores de experiencias y conocimientos recíprocamente útiles. En este intercambio, los participantes obtienen aprendizajes significativos que los confrontan con sus experiencias y conocimientos adquiridos, para iniciar un ciclo de cosecha-aprendizaje-innovación.

Los asistentes conocieron y analizaron el proyecto Plan Vida, financiado por el FIDA e implementado por el Ministerio de Planificación del Desarrollo del Estado Plurinacional de Bolivia. También revisaron el Programa Desarrollo Territorial con Inclusión (DETI) apoyado por la Agencia Danesa para el Desarrollo Internacional, DANIDA, y el Programa de Alianzas Rurales, PAR, financiado por el Banco Mundial.

Cada uno de estos proyectos se analizó en distintos grupos de trabajo, revisando sus fortalezas, debilidades, diseño y ejecución, sacando en limpio aprendizajes y mejoramientos a realizar. Pablo Olmeño, Coordinador de Proyectos y profesional a cargo de la ruta, señaló que los cuatro días de duración fueron fundamentales para sacar varias lecciones aprendidas.

FOTO 5 16 10 2017

“Concluimos que los proyectos de desarrollo rural, apoyados técnicamente por el FIDA, podrían mejorar sus sistemas de monitoreo y evaluación (M&E) de proyectos, para medir y comunicar los resultados e impactos de los proyectos a 3 niveles: nivel usuario, que es necesario para retroalimentar la evaluación de los proyectos; a un segundo nivel, para que las operaciones realicen correcciones a tiempo, adecuadas y en sintonía con las misiones de apoyo del FIDA (medio término y final), y un tercer nivel, vinculados al trabajo con tomadores de decisiones, que indica que los sistemas de monitoreo tienen carencias para poder comunicar resultados exactos y concretos a las autoridades, ya que hasta hoy, los sistemas están principalmente orientados al FIDA y a los ejecutores directos” señaló.

Respecto de este mismo tema, Emily Baldassari, enlace regional para el cono sur del FIDA (Argentina, Uruguay, Paraguay, Chile) aseveró que creen que es muy importante que los diseñadores de proyectos y ejecutores entiendan los sistemas M&E como un círculo, el cual mientras gire, y a mayor velocidad, es un mejor sistema, ya que es un indicador de que el M&E es parte del que-hacer del equipo en un enfoque integral.

Se realizaron, además, dos grandes visitas de campo, la primera a la comunidad originaria Tancapa en el municipio Laja de la Provincia de Los Andes, donde DETI-EMPODERAR realizó una intervención que duró 9 meses entre el 2015 y 2016 y financió a 22 socios de la Asociación de Productores Agropecuarios Ecológicos Cantapa Apae-Ca. La segunda visita de campo se llevó a cabo en la Comunidad de Palermo del Gobierno Municipal de Sicaya, donde PLAN VIDA lleva trabajando 3 años apoyando la recuperación de 11 hectáreas, mientras la comunidad ya ha recuperado 25 hectáreas para cultivo agrícola en 20 años, con recursos propios.

Olmeño destacó también las distintas innovaciones que la experiencia de la ruta –tanto desde el punto de vista práctico como teórico- dejó para todos los asistentes. Éstas tienen que ver con la automatización de los sistemas de monitoreo, donde los equipos funcionan sobre una plataforma, son sistemas que tienen una doble vía y un acceso de información para los usuarios, entregando información útil para que los ellos puedan compararse, medirse y pensarse en el proyecto. “La innovación fue hacer los sistemas más inteligentes y simples, más concretos sobre cuatro o cinco indicadores que puedan medir lo que está previsto en los marcos lógicos. Muchos de ellos tienen que ver con generación de ingresos, superación de la pobreza, seguridad alimentaria y logramos discernir cuáles fueron los indicadores que nos dan luces de si el proyecto y las comunidades están avanzando o no” aseveró el profesional a cargo de la ruta.

“Los programas tiene que contribuir a cambiar la condición de pobreza de la población rural y, por tanto, el Sistema de Información Gerencial debe tomar permitir tomar decisiones (medir) sobre los cambio en las condiciones de las personas -capacidades económicas/productivas, capacidades sociales, capacidades- para valorizar sus activos”, fue la reflexión hecha por Azucena Díaz, Responsable del Servicio de Enlace y Apoyo Local de la Fundación Interamericana, luego de asistir a la ruta.

La próxima Ruta de Aprendizaje se realizará del 22 al 29 de octubre de 2017 en Colombia, y su tema principal serán las organizaciones rurales protagonistas del desarrollo sostenible y cómo mejorar las capacidades y competencias de quienes invierten en zonas rurales para diseñar e implementar estrategias social y económicamente inclusivas.

Proyectos analizados durante la ruta

Durante la ruta se analizaron diversos proyectos y programas de los distintos países participantes,  identificando algunas de las buenas prácticas en curso y de aprendizaje, en función de desafíos actuales en materia de gestión, monitoreo y evaluación de proyectos.

Bolivia compartió el Programa De Fortalecimiento Integral del Complejo Camélidos en el Altiplano (PROCAMELIDOS); Ecuador mostró el Programa del Buen Vivir Rural; El Salvador expuso el programa PRODEMOR CENTRAL AMPLIACIÓN; Guatemala lo hizo con el Programa Nacional de Desarrollo Rural Regiones: Central, Nororiente Y Suroriente; Honduras habló sobre el Programa de Desarrollo Rural Sostenible para la Región Sur – EMPRENDESUR y el Proyecto de Competitividad y Desarrollo Sostenible del Corredor Fronterizo Sur Occidental – PROLENCA; México expuso sobre la Fundación Interamericana (IAF); Paraguay lo hizo sobre el Proyecto Paraguay Inclusivo (PPI); Perú explicó el Proyecto Sierra y Selva Alta y Venezuela lo hizo sobre el Proyecto de Desarrollo Rural Sostenible para la Seguridad Alimentaria de las Zonas Semiáridas de los Estados Lara y Falcón - PROSALAFA III.